Conceptos BIM

08-07-2015+19-30-02

Dado que “Fomento” ha decidido ayer crear una comisión para desarrollar el BIM en España, me gustaría contarles a todos los que siguen mi blog que nos depara el BIM, desde mi humilde punto de vista, of course.


A través de los departamentos de Marketing de los fabricantes de software se ha dicho mucho sobre las propiedades “mágicas” que se le atribuyen al BIM. El marketing busca vender, y para vender casi siempre vale todo, al menos a nivel empresarial. 

El problema es que si un fabricante dice que su nueva versión del producto estrella es un 30% más rápido que su versión anterior. Resulta casi imposible saber a que se refieren, o que han valorado para asegurar semejante cosa. Lo que importa es dar titulares importantes, y luego ya se matizará. 

Con el BIM pasa algo parecido. Hay fabricantes que se han sumado “a la moda” del BIM, y han pasado de crear productos basados en DWG a que ahora trabajen con formatos de Revit, AllPlan o ArchiCAD. Aunque en realidad siguen convirtiendo la información a DWG. Le llaman BIM, pero porque la gente lo asocia a algo nuevo, que lo va a cambiar todo. Pero sigue siendo lo mismo que antes. Lo cual no significa que sea malo, sólo que no es nuevo, es lo mismo, sólo que ahora permite importar información de programas BIM. ¿Es BIM por eso? Lo cierto es que sólo por eso NO ES BIM. Pero para comprenderlo hay que explicar que es BIM y definirlo. 

Algunos dicen que el BIM es una herramienta, otros que es un modelo, y otros que es una metodología. Bueno, por quedarme con los 3 conceptos más utilizados pero hay más… mucho más…

La cosa empieza por definir que es BIM, que son las siglas de Building Information Modeling. Aquí es donde empieza el problema de todo, la definición de las siglas. A los anglosajones les gusta mucho crear siglas para todo y crear conceptos en base a ello. Traducir Building es sencillo porque es Edificio, pero también es Construcción. “Information” lo entiende todo el mundo, aunque no deberíamos olvidarnos que también sirve para “datos”. Y el último es el que une todo y lo confunde todo, es “Modeling”. 
“Modeling” es modelado, o modelando. Así que tenemos Edificio – Información – Modelado.

Cuando hablamos de modelo, nos referimos a un resultado. Cuando decimos Modelado le agregamos una acción, la acción de modelar. 

Por lo tanto mi traducción preferida, a día de hoy es “Modelar un Edificio a través de Datos”. Porque datos, me parece mucho más directo que usar “Información”. Por ello mi traducción al español de este concepto sería MED (Modelar un Edificio a través de datos).

Una vez le damos un significado que podemos comprender, vamos a intentar decidir si es una herramienta o es una metodología, o quizás ambas, o ninguna.

Cuando trabajamos con un software como ArchiCAD, Revit, AllPlan o AECoSim lo que hacemos es proyectar a través de un software y el resultado es un modelo. Por lo tanto lo que hacemos es “modelar un edificio” ingresando “datos”. Así que ya lo tenemos, el BIM es una herramienta. 

Vamos a probar ahora con el concepto “metodología”. Si usamos un programa como AllPlan, ArchiCAD, Revit o AECoSim y desarrollamos un modelo de un edificio, lo que hacemos es modelar. Sin embargo, el programa que estamos usando quizás no es capaz por sí solo de resolver todas las cosas que necesitamos aplicar sobre el edificio. Entonces tenemos que valernos de un programa externo. Un programa que sea capaz de leer nuestro modelo y trabajar con él, para obtener un resultado. Si el programa en cuestión lee un momento exacto de nuestro modelo, estará leyendo una geometría y la información asociada a esa geometría. Cuando lo hace dará un resultado. Si ese segundo programa nos da un resultado desfavorable, por ejemplo, no cumple una normativa, una viga está mal dimensionada, o la pendiente de una rampa no es la correcta, el programa en cuestión tendrá que lidiar con un problema. Si el objetivo de este programa es leer el modelo BIM y dar un resultado, cumplirá su objetivo diciéndonos que algo esta mal.  Pero no por ello es BIM, ya que no “modela”, sólo nos aporta información específica de un momento concreto del modelo BIM. Si este programa, permite ajustar para que cumpla la normativa, modificar la viga, o bien corregir la pendiente de la rampa, entonces permite modificar el modelo original y está haciendo la acción de modelar. Pero, y esto es fundamental, si no es capaz por sí sólo de devolver los cambios al modelo original, entonces tendremos 2 modelos del mismo edificio. Y si esto ocurre, el BIM se rompe. 

Por lo tanto, cuando hablamos de Metodología BIM es algo ambiguo, porque permite incluir programas que trabajan con modelos creados a través de un herramienta BIM, pero no significa que sea BIM, ya que no es capaz de editar la documentación original, sino que genera su propia versión del edificio. Y sólo hablamos de 2 programas, si tuvieramos que usar 5 programas, entonces tendríamos “5 modelos”. Con esto, adiós a la teoría del ahorro de dinero gracias al BIM. ¿Verdad?

Lo más importante en la creación de un modelo BIM, es la acción de “modelar”. Es algo que está en “movimiento”, y se nutre de datos para ir adaptándose. Pero lo más importante de todo es que el modelo debe ser uno sólo. No dos, ni tres, sólo uno. Y a esta etapa aún no hemos llegado. El camino tiende a él, pero de momento esto no ocurre. 

Así que cuando se habla muchas veces de metodología BIM, es ambigua y suele guardar varias sorpresas. En cambio, una herramienta BIM que suelen tener nombre y apellido es más fácil reconocerlas. Ahora, si quieres intercambiar datos entre un programa y otro… amigo… eso es otra historia…

Sólo recuerden esto, el BIM NO SIRVE PARA AHORRAR DINERO en la Construcción. El BIM cumple una función distinta dentro de la construcción y es crear un modelo virtual, un avatar del edificio real, que sirva para diseñarlo, construirlo y que guarde una relación directa con el edificio final, y convivan a lo largo de su vida útil. 

El BIM es el “software” de un edificio real que es el “hardware”. Un día, ambos estarán unidos, y servirá para muchas cosas que no tienen nada que ver con ahorrar dinero en la construcción del propio edificio. Eso sólo es una consecuencia de una buena gestión. Gracias a modelos más exactos de las viviendas y los edificios en general, se podrán organizar mejor los servicios públicos, y definir mejor la estrategia de crecimiento de una ciudad. Se podrán crear modelos más exactos de la ciudad, para conocer y prevenir necesidades a futuro de la gente y su hábitat. Se podrá conocer la antigüedad del cableado, quien lo ha colocado, cuando. Se podrá saber que mejoras se han hecho, cuando se hizo, y que se cambió. Modelos virtuales de edificios que manejaran millones de datos. 

El futuro inmediato, marcado por el “Internet de las cosas”, los edificios y la ciudad juegan un papel fundamental porque crearán un organismo virtual que permitirá generar ciudades inteligentes. Comunicadas. Donde el BIM juega un papel fundamental e inapelable. ¿Quienes se benefician de estos datos? Los estados, las empresas de servicios, las empresas de transporte, las aseguradoras, los inversionistas, los bancos, y por supuesto los nuevos servicios que comenzarán a funcionar en breve relacionado con temas que pueden sonar a “futurismo”, o incluso “ciencia ficción”, pero son una realidad. Por ejemplo, la entrega de mercancía a partir de Drones autómatas, y transporte público autómata. El futuro ha empezado, y empieza por el BIM. Pero ya les digo que no sirve para ahorrar dinero, ni para construir mejor. Sólo es algo nuevo y diferente que lo cambiará todo, pero otro día les cuento con más detalle que se podrá hacer…     

ABOUT THE AUTHOR

Deja un comentario

Mi Tienda Online acepta:

       

Categorías

Artículos

Flickr

    Histórico de archivos

    Newsletter

    Suscríbete

    * indicates required

    View previous campaigns.