La impresión 3D en construcción

27-07-2015+11-08-04
Desde hace varios años, nos llegan noticias casi a diario de los progresos en impresiones 3D en todos los ámbitos. Por supuesto que los más interesantes están relacionados con la medicina o construcción, pero al final abarca todo nuestro entorno de una manera que quizás no seamos consciente de lo que se viene. 

Recuerdo hace algunos años, creo recordar que fue el 2011, cuando tuve la oportunidad de utilizar mi primera impresora 3D. Era un “mastodonte” grande como una máquina expendedora de refrescos y consiguió imprimir una figura de unos 7 cm de altura en 3 horas. Puf. Era desesperante ver como avanzaba a esa velocidad. La figura conseguida estaba muy bien, hay que decirlo, pero el tiempo necesario para conseguirlo era al menos desesperante. 

Esa impresora costaba unos 10 mil euros, y sinceramente me pareció algo listo para el fracaso. Al menos no había manera de buscarle rentabilidad a ese “aparatejo”. La marca que los vendía en España apuntaba a un público específico como eran las instituciones de enseñanza de diferentes niveles. Pretendían convencer que ese era el futuro, y que había que apostar por ello ya que los estudiantes podrían crear modelos 3D y ponerlos a prueba.

Como mensaje publicitario estaba bien, e incluso ese era el futuro, aunque las máquinas que vendían no parecían estar ajustadas a ese futuro prometedor. Evidentemente toda tecnología debe nacer, crecer y madurar para que pueda ser rentable, tanto para quien lo fabrica y vende, como para quien lo compra. 

Sin embargo, desde entonces, hasta ahora todo ha evolucionado muy rápidamente. Las impresoras 3D bajan de precio, a la vez que consiguen grandes resultados. 

Cuando Autodesk sacó al mercado su aplicación móvil (primero para IOS y luego para Android y ahora para windows móvil y PC) llamada 123DCatch, nadie le dió la importancia que tiene esa pequeña idea. Es una idea fantástica, simple y que podría cambiarlo todo en un futuro muy cercano. ¿La han probado? No digo que esa aplicación vaya a cambiarlo todo, sino la idea que está detrás de esa aplicación.


Se trata de algo muy simple, escanear objetos (o personas) a través del móvil y crear un modelo tridimensional. Para ello utiliza un algoritmo que permite generar el modelo 3D a partir de fotos que hacemos con el móvil. Cuantas más fotos, mejor conseguido el modelo 3D. Algunos de ustedes podrá pensar “es genial para tener modelos 3D de nuestros hijos, nuestra mascota, o de cualquier objeto que nos gusta”. Pero, esa no es la verdadera intención de esta aplicación, eso es sólo un uso corriente para algo mucho más interesante. Cuando conviertes objetos reales en 3D virtuales, ahora puedes crear un mundo virtual con ellos, o incluso volverlos a traer al mundo real a través de una impresión 3D. No hablo de clonar mascotas (todavía no), sino del increíble uso que podría tener para probar piezas mecánicas, sin hacer ensamblajes, e incluso de manera remota.

Se imaginan tener que hacer un relevamiento de un edificio y para ello, utilizar las fotos que sacan con el móvil para hacer un modelo 3D exacto. Y con ello crear una nube de puntos que les permita trabajar en programas como Revit, AutoCAD, por hablar del mismo fabricante en este caso. ¿Qué será lo siguiente? De hecho Revit 2016 y AutoCAD 2016 han presentado algunas novedades que apuntan a ese futuro inmediato, aunque de momento haya pasado casi desapercibido.

Bueno, la aplicación existe, y aunque su uso hoy día no sea más que un modo de entretenimiento, ya que gracias a Sketchfab.com puedes subir tus modelos 3D escaneados y en USA, incluso, enviarlos a imprimir, no deja de ser un camino marcado y claro. Escanear con medios locales y sencillos, como un teléfono. Toda la tecnología necesaria para crear ese modelo 3D es externa al teléfono. A la vez, si enviamos a imprimir, es una tercer empresa quien se encarga de esa impresión. Ahora el software y el hardware funcionan de manera remota, en la nube. Convirtiendo algo tan simple como un teléfono móvil, en una herramienta increíble. Es un caso particular y muy poderoso de la fuerza que tiene trabajar con software y hardware que están en la nube. Algo que también se va volviendo corriente, y no somos conscientes de ello. 

La impresión 3D ha nacido, y se está acelerando. Empresas chinas salen a la palestra cada ciertos días mostrándonos ssus avances a la hora de crear edificios en 3D. ¿Como lo harán? ¿Como serán esas impresoras? Bueno, está claro que son módulos prefabricados, que se montan en el lugar rápidamente. En España no está muy extendido esto, pero uno puede ir por Francia y verán viviendas levantarse en un fin de semana sin mucha publicidad. No se trata de impresiones 3D, simplemente son viviendas prefabricadas que llegan a la obra listas para ensamblar, y de manera mecánica con pocos operarios las montan en un fin de semana. Aquí les dejo un lugar en Francia donde hay varios ejemplos de ellos y algunos casos he presenciado (en persona) como era el montaje y como digo, sin publicidad mediática. 

La impresión 3D ha nacido, y se está acelerando. 
Puedes ver los enlaces en mi blog  http://www.miltonchanes.com/2015/07/la-impresion-3d-en-construccion.html
Aquí les dejo en enlace de Google Maps, por si desean utilizar el Street View que permite ver ya varias viviendas creadas, ya que las fotos “in situ” son bastante más actuales.
https://www.google.fr/maps/place/D652,+40660+Moliets-et-Maa/@43.843462,-1.361694,17.48z/data=!4m2!3m1!1s0xd53fa54d955daef:0x5fe438743a431074



Esta es una imagen de la zona en Francia con varios ejemplos de casas prefabricadas. Desde la foto aérea de hace unos 4 años, prácticamente no existe siquiera la urbanización.



Lo que pretendo con este artículo es insistir en que las impresiones 3D son el futuro en la construcción y formarán parte del proceso BIM, y de un futuro que pronostico relacionado incluso con la reutilización de materiales y impresión 3D de viviendas en un mismo terreno. Algo que en un futuro podría ser muy habitual, el hecho de que una familia a lo largo de su vida pueda tener 3 o 4 modelos de vivienda diferente, en la misma parcela, de la misma manera que hoy día cambian de coche. Ya no sólo por el hecho de tener una vivienda nueva, sino simplemente porque las viviendas tendrán tanta tecnología incluída que al final serán el hardware que nos rodeará y por ello será inevitable “actualizar” el hardware cada cierto tiempo. Algo que va mucho más allá del material utilizado en la construcción, sino en la propia necesidad de tener un hardware nuevo, que además servirá como vivienda también. 

Algunas noticias que vemos hoy día sobre las impresoras 3D y como en China crean una vivienda en 3 horas, no es más que “humo”. Nadie ha contado el tiempo que lleva crear la vivienda en el taller, para luego tener módulos que se montan sí, en 3 horas. Al final, es una forma de construir prefabricada, donde la impresora tendrá su papel importante, pero como en cualquier línea de montaje de coches lo tiene un brazo robot. Sólo digo, que el futuro es ese, aunque algunos intenten vendérnoslo como si ya fuera algo habitual en el mercado. Lamento decir, futuro propietario de una vivienda, que los tiempos para construir una vivienda siguen siendo los mismos. Y que algunas casas prefabricadas pueden costar unos 400 euros el m2, otra cosa es llevarlo al lugar, armarla, y el precio del terreno y el acondicionamiento. Al final, los precios pueden estar muy justo entre el método tradicional y el prefabricado. Son otros los factores que pueden servir para elegir un método u otro. El prefabricado tiene mucho de “inmediatez”, sobre todo las opciones de diseño en mucho casos… y dependiendo del mercado y el fabricante incluso con calidades excepcionales. Pero noticias que ofrece el ABC hoy con el titular “La empresa china que construye un chalé en tres horas”, tiende más que conseguir que hablemos de ellos, que de tiempos reales. Al menos ellos dicen “construir”, cuando debería decir “ensamblar” ¿a que si?

ABOUT THE AUTHOR

Deja un comentario

Mi Tienda Online acepta:

       

Categorías

Artículos

Flickr

    Histórico de archivos

    Newsletter

    Suscríbete

    * indicates required

    View previous campaigns.