Comerse el mundo… ¿porque algunas calorías no son calorías?

images+%281%29
Desde hace varios meses estoy trabajando para competir en el mundial de Karate en Polonia en Octubre de este año. No pretendo ser campeón del mundo, faltaría más. Pretendo conseguir el máximo que mi cuerpo sea capaz de conseguir en el tiempo que queda, sin otro objetivo que ser mejor que yo mismo hoy. Ya soy mejor que yo mismo hace unos meses, y tras mucho trabajo seguiré mejorando, sin dudas. Y el día que esté en Cracovia, sabré que habré llegado con la mejor versión de mi mismo. Luego, si duro 3 minutos en el campeonato del mundo, o 7 minutos, será otra cosa, que tendrá que ver con la manera en que los demás se prepararon para ese mismo evento, las habilidades personales, etc.

Sin embargo, tras esta investigación personal sobre que hacer y que no hacer para mejorar mi entrenamiento he ido probando diferentes “métodos”. Primero había que perder peso, para luego ganar potencia y velocidad. Luego trabajar técnica, precisión y “kime”. 


El ejercicio habitual, por sí sólo no permite bajar peso. Hay que ayudarlo con una comida justa. Un maestro me dijo, que debía cambiar la manera en que me alimentaba. No una dieta, cambiarla para siempre. Para eso me recomendó que leyera un libro, que me enseñaría a entender la comida. Entonces, cuando entendiera que necesito comer realmente, me lo replantearía todo, y siguiendo los consejos que aparecen en este libro, empezaría a notar los cambios rápidamente; estos son: bajar de peso, y sentirme cada vez más fuerte. 

Cuando uno tiene 40 años (41), todo empieza a ser replanteado. El libro se llama “Dieta para estar en la zona” de Barry Sears. Lo que plantea este médico es en una primera etapa del libro explicar como trabaja nuestro cuerpo al ingerir la comida. Como se genera la grasa, a la vez que intenta romper con muchos mitos. Es un libro fácil de leer, y que pretende explicar, nada más y nada menos, como funciona la comida para nuestro cuerpo. 

Al final del libro aparecen tablas para que uno pueda saber cuál es “su zona” de bienestar y entonces trabajar con las indicaciones del libro para conseguir llegar ahí. No es un libro para deportistas, sino que habla de la comida y su influencia en nuestro organismo. Aunque claro, hay recomendaciones alimenticias dependiendo de nuestra actividad diaria. 

Decirles que voy perdiendo 6 kilos en 3 meses, puede dar la sensación que esto hace milagros, y no es lo que quiero contarles. Ya que en realidad, no sólo influye la comida en mi caso, sino también el ejercicio que voy practicando. Ya no se trata de vivir 100 años, sino de llegar con el mejor estado de salud posible hasta el final. Especialmente hoy día (y lo digo con ironía) que no se sabe hasta cuando hay que trabajar 😉

No pretendo agobiarlos con dietas. Sino simplemente de invitarlos a que piensen en lo que comen día a día, y que piensen en que creen que deberían comer a diario para estar bien. Si leen este libro, verán que tanto lo que comen, como lo que creen que deberían comer, tiene muchos puntos sin resolver. 

Al final la comida tiene un fin “vital”, que es “vivir”. Como dice el refrán “Comer para vivir, y no vivir para comer”. El libro de Barry Sears, pretende explicar porque tenemos hambre, cuando no deberíamos tenerlo. Que lo causa, el motivo, y como corrigiendo los hábitos alimenticios prácticamente nos sentaremos a comer, sin hambre. Con lo cuál, lo haremos casi como “obligación”. Y cuando ocurre esto, es que nuestro cuerpo está funcionando sin entrar en el modo “RESERVA”, que es donde nos comemos todo lo que aparezca, sin pensar. Ojo, este libro no habla de comer verduras, y abandonar las carnes. Habla simplemente de que comer, y porque. En que momento, y como combinarlos. Explicando el motivo. También aprovecha el libro para romper mitos sobre el desayuno americano lleno de cereales, y productos que “nos han vendido” como los más importantes para el día a día.

El objetivo debe ser sentirse mejor, más fuertes, y más ágiles físicamente y mentalmente. La “nueva forma de comer” que voy implantando poco a poco, me hace tener más energía a diario. Por ello, he pensado, que si está resultando útil para mí, porque no sería útil para ustedes. Al final, paso todo el día intentando explicarles como usar programas como Revit o AutoCAD, ¿porque no voy a intentar transmitirles mi experiencia a la hora de “sentirme mejor” en el día a día? Si nos alimentamos bien, estamos sanos, más despiertos y entonces haremos mejor todo lo que nos propongamos, incluso aprender.

Ya les dije que libro leer; ahora me gustaría que vean este vídeo, que habla sobre un problema grave. El azúcar que consumimos a diario, incluso aunque creas que no consumes azúcar. El libro que les menciono, trata este tema también, aunque claro, de manera más profunda.

ABOUT THE AUTHOR

Deja un comentario

Mi Tienda Online acepta:

       

Categorías

Artículos

Flickr

    Histórico de archivos

    Newsletter

    Suscríbete

    * indicates required

    View previous campaigns.