Autodesk BIM Información Quantum

Quantum, ¿la evolución de Revit?

En informática es muy difícil pronosticar el futuro. Cualquier cosa que uno exponga como posible debe ocurrir en los próximos 3 o 5 años, o sino simplemente es Ciencia Ficción. Porque siempre puede aparecer algo simple, que lo cambie todo.

Cuando Apple anunció el Ipod que dió lugar al Iphone, sin dudas fue una revolución. No sólo para la compañía sino que cambió por completo nuestra manera de comunicarnos. Recuerdo en el 2008 cuando salimos a buscar inversores para crear algo que nos permitiese comunicarnos entre teléfonos a través de internet y sin pagar llamadas telefónicas. Inspirado en Skype, por supuesto. Fue difícil conseguir inversores en plena crisis, y el proyecto, junto a varios más que estaban unidos terminaron en un cajón. Seguro que a muchas personas a la vez en el mundo estaban pensando en algo así. Incluso los de Whatsapp. Pero para existir Whatsapp primero tenían que existir las aplicaciones en los teléfonos, y por lo tanto las conexiones a Internet deberían ser móviles, económicas y rápidas. Todo se debe dar en el lugar correcto, y a través de los medios adecuados para que exista.

Si pensamos en Redes sociales, podemos pensar en “MySpace” y como nunca terminó de afianzarse realmente. Sin embargo, un comparador de personas en una universidad termina por convertirse en la red social de amigos por excelencia. Luego resulta fácil explicar porque sucedieron ciertas cosas, hasta que uno intenta crear un “modelo estándar” o un “método” para aplicarlo a elementos similares y casi nunca funciona bien. Incluso otras redes sociales se han transformado en compañías de telefonía móvil. Y en el mundo de las aplicaciones Tinder nace bajo la idea de comparar gente, como hizo Mark Zuckerberg en tiempos anteriores a Facebook. Así que inicios similares terminan en cosas totalmente distintas.

Sin embargo, con el tiempo van apareciendo indicios  que dan lugar a una tendencia, que poco a poco va tomando fuerza y termina luego en algo más grande, más complejo y “viral”. Pero no todos terminan llegando a buen puerto, aunque a veces es lo que mueven en conjunto más de lo que aporta sólo una solución. Por ejemplo, el Iphone de Apple, dió lugar a los Smartphone y su tienda de aplicaciones. Antes que eso, Android era algo que flotaba por ahí, sin un cliente claro. Fue la necesidad de competir contra apple, que Android tuvo la inyección tecnológica que lo ayudo a su estrellato a una velocidad increíble e imparable. hasta convertirse en una seria opción de competencia para apple. Está claro que ambos sistemas lucharán por abarcar todos los medios posibles, desde la televisión hasta los coches. Incluso, en el software convencional hemos dejado de hablar de plugins, addons, para ahora llamarlos también “apps” y crear tiendas online para ellas. Son varios fabricantes quienes apuestan por estas soluciones. Autodesk, tiene su propia tienda de apps, donde los creadores pueden ofrecerlas. También Graebert, Dassault, etc. Es una buena idea, que traspasa el propio teléfono inteligente.

La aparición de las “apps” también permite establecer un medio diferente de comercialización como es el alquiler. Una opción que ya se había planteado en el software convencional y que Microsoft aplicó hace ya varios años.

Si nos remontamos a muchos años atrás, hubo una vez que AutoCAD lo dominaba todo. Un grupo de gente creo entonces la tecnología que dió lugar a Solidworks, que pronto compró Dassault Systèmes para poder competir con el mercado de AutoCAD. Para ello ofrecían un software que trabajaba en 3D de forma mucho más eficiente que AutoCAD. Era mejor… Los objetos inteligentes aparecían y Autodesk puso todo su empeño en ganar. Eso originó un gran abanico de soluciones paramétricas que también llegaron a AutoCAD. Así, los objetos inteligentes habían nacido para conquistar el mercado mecánico y dar soluciones “económicas” frente a los grandes software del diseño mecánico como Catia, ProE, etc.

Con la aparición de software cada vez más complejo, la necesidad de mejorar el hardware se hicieron inseparables. Cada nuevo software implicaba un escalón más en el hardware a utilizar para sacarle el máximo rendimiento. Pero apareció la “movilidad”, la necesidad de estar siempre conectados desde equipos que no pueden tener el mismo hardware que un PC de trabajo.

A la misma vez, la televisión se fue a Internet, y aparecieron las soluciones de pago para ver televisión en cualquier dispositivo. Alquilar, para ver, desde cualquier dispositivo. La nube, entonces se hizo personal, y nos acompaña con todo lo que nos interesa y nos gusta. El software convencional lleva tiempo queriendo hacer lo mismo, pero esto implica que nuestros equipos sólo sean una interfaz para acceder nuestros a “nuestros” productos y servicios.

Hace un par de años les hablé de OnShape. Un CAD en la nube que se está desarrollando a pasos agigantados, y creado por las mismas personas que idearon y materializaron Solidworks. Gente con mucha experiencia que sabe pensar “distinto”. Algo nuevo, creado de cero. Un poco antes, o quizás a la vez, Autodesk nos mostró FUSION, cuya idea es crear un entorno virtual para compartir y trabajar “online”. Una misma idea, aunque uniendo software convencional. Aunque la tendencia era clara, y ya la habían mostrado antes Microsoft, Oracle y Google incluso. El futuro del software pasa por no necesitar ninguna instalación. O la mínima para que nos otorgue permisos de accesos, como ocurre en cosas como Netflix, por buscar un ejemplo “simplista”.

Autodesk lo sabe, y lleva tiempo trabajando en esto. Mucho tiempo. Tanto, que se nos ha pasado por alto darnos cuenta que sus servicios en la nube van mejorando cada versión, y pasan casi inadvertidos; pero están ahí. Si llevamos todo esto al mundo del BIM, podremos darnos cuenta fácilmente que el proceso BIM tal cuál es su definición de ideal, es aquel que implica “un único modelo”. Pero para que exista un único modelo implica que exista un sólo software, o bien, que el modelo sea independiente del software. La solución para esto se llama Quantum, y es un proyecto en el que está trabajando Autodesk para crear un entorno de trabajo online, que permita trabajar con el BIM, y donde Revit forma parte de ese universo. Quantum es a la arquitectura y construcción lo que Fusion es a la fabricación.

El objetivo de QUANTUM es trabajar sobre los datos, la información del modelo, para utilizar cualquier aplicación basada en una información única. Es decir, la información que da lugar al modelo. Así, cada “usuario” que trabaja sobre este modelo puede acceder al nivel de datos que le corresponde, ya sea para visualizar, comprobar, analizar, o modificar/diseñar, en función de su nivel de acceso, a través de la herramienta que corresponda.

Cuando el “Internet de las cosas” se extienda, será rápido. Y estos elementos inteligentes se conectarán con información que estarán en la nube, a la vez que volcarán información la nube. En cierta manera estos objetos físicos tendrán características de las familias de Revit, es decir ejemplares con propiedades únicas y propiedades que provienen del tipo o familia a la que pertenecen. A su vez, serán capaces de guardar información y compartirla, también a diferentes escalas, ya sea información personal (“que sólo interesa al usuario”) como información de usos y costumbres que le interesará al fabricante.

Toda esa información será enorme. Gigantesca. Datos, y más datos, que serán almacenados y analizados por inteligencia artificial. En ese contexto el BIM, o mejor dicho el edificio real y su homólogo digital (el modelo de información) deberán convivir durante su vida útil. Éste también tendrá diferentes niveles de información, ya sean propiedades de los elementos que lo componen, a su vez conectados entre sí y en la nube personal del usuario, que compartirá datos con los fabricantes, constructores, y también con los entes públicos para analizar servicios públicos, impuestos, ayudas, actuaciones, etc. Todo, en diferentes capas de información que hoy día se están creando.

El futuro ya empezó. La computación cuántica forma parte de este futuro para dominar y trabajar con semejante nivel de información; y Autodesk ha creado Quantum (Cuántico) como un nuevo nivel para el BIM y la información que lo compone. Esto, sólo puede mejorar… 😉 y Revit sale muy reforzado.

 

Por cierto, si quieres aprender REVIT, dejame que te enseñe a través de mis cursos online ;). ¿Estás preparado para el BIM? Ven, yo te lo enseño…

 

 

Oferta de hoy en cursos online

Aprende Revit, Lumion y otros sin salir de casa

Te has interesado por…

Aún no has mirado mis cursos online

Cursos Online – ¡Pruébalos!