Autodesk Revit

Héctor Reitmann | BiblioCAD


Hace 2 años hice esta entrevista a Héctor Reitmann, CEO de BiblioCAD.com y hoy me gustaría compartirla con ustedes…


Entrevista realizada el 21 de Septiembre del 2011


El acceso a Internet a creado un nuevo marco de negocio y lleno de nuevos horizontes. Una verdadera segunda revolución industrial. Al principio, ¡el siglo pasado!, la conexión a Internet era lenta (en algunos lugares no ha cambiado demasiado), y esto traía sistemas web relacionado con textos y fotos en baja resolución. Recuerdo como a finales de 1994 en la casa de mi amigo Fernando Montaño, me mostró Internet. Abrió Windows 3.11 hizo doble clic en el icono de Netscape y tras hacer esos ruidos tan característicos de un módem apareció un planeta girando junto al reloj. ¡Estábamos en Internet! y me quedé mirando aquella pantalla, como esperando que ocurriese algo. No recuerdo al final que buscamos pero sí recuerdo esa primera conexión como desilusionante. Esperaba que ocurriese algo, aunque no tengo claro que. Quizás por eso y desde ese mismo momento he pensado que hay que hacer cosas para que la gente se sorprenda a través de Internet. Pensar que ahora estoy conectado 24 horas, y con varias pantallas a la vez y pensando siempre que haré hoy en Internet. 

Internet está colmando nuestros hogares, donde es habitual que un teléfono tenga acceso a Internet, e incluso las primeras televisiones con Google incorporado como motor de búsqueda. Hay muchas empresas, especialmente autónomos que me preguntan y ¿para quiero estar en Internet?. Es que la sola pregunta implica una respuesta sosegada. Hoy día, si eres fontanero en una ciudad cualquiera debes hacer publicidad de tu oficio. Es la única manera de dar noticia de tu existencia. Puedes hacer publicidad en periódicos, radio o televisión dependiendo del tipo de cliente al que quieras llegar y el dinero que dispones de invertir. Si eres fontanero, es muy probable que sólo puedas permitirse hacer unos folletos en una imprenta e ir casa por casa, dejando publicidad de tus servicios. 5000 folletos pueden costar 100 euros y distribuirlos varios días. La cuestión es que sólo el 5% son leídos y el resto termina en la basura. El 5% son 250 personas, de las cuáles sólo el 5% puede tener la necesidad inminente de necesitar sus servicios en los próximos 6 meses, es decir 12 personas. ¿cuántos de ellos guardarán el folleto para cuando lo necesiten? La respuesta puede ser nadie. En cambio, el día que necesiten un fontanero, lo primero que harán es sentarse frente a Google y escribir “Fontanero en mi ciudad”. ¿Saben quien no aparecerá allí? todos los que preguntan para que quiero estar en Internet.
En este marco de negocio, hay gente que se ha hecho la pregunta al revés. ¿Como puedo hacer para encontrar algo que necesito? para terminar pensando como ¿puedo hacer para ofrecer algo que otros pueden necesitar igual que yo?. Si bien vemos en las noticias constantemente como jóvenes de 20 años o 25 años venden sus empresas a millones de euros a otras empresas. También hay empresas de pequeña escala que logran vivir gracias a Internet. Porque si bien cada tanto aparece una empresa comprada en millones de euros existen miles de empresas que viven de vender servicios o productos por Internet. Según el producto y la difusión nacional terminan conviertiéndose en empresas millonarias cuyas acciones cotizan en bolsa, pero también hay de escalas más humanas que brindan servicios de excelencia y consiguen cuotas de mercado espectaculares comparados con comercios tradicionales. y sobre todo, que llegan a conocerse como marca en todo el mundo. Por este motivo me ha parecido interesante traerles a ustedes una empresa importante, con muchos años de experiencia, que lleva toda una familia trabajando detrás y que viven de Internet. 

A continuación les presento a Héctor Reitmann, arquitecto, que una vez se planteó un reto, y más de una década después sigue tan vigente como el primer día, BiblioCAD, una web que hoy disfruta de miles de abonados y con hasta 30 mil visitas diarias. Es una web dedicada exclusivamente a compartir objetos para AutoCAD, 3D Studio Max y otros. Aunque lo mejor es que sea él mismo quien conteste nuestras preguntas y pueda servir de inspiración a otros que quieran salir al mundo a través de una conexión a Internet y olvidarse de la crisis y comenzar a pensar en como puedo hacer para salir adelante.


MCh: Buenos días Héctor, hoy día todas las empresas sueñan con crear un negocio eficiente a través de Internet. Algunas lo intentan y su esfuerzo dura algunos meses, gastando en publicidad, consiguiendo grandes inversiones para hacer ruido, pero luego desaparecen. ¿Cómo nació la idea de BiblioCAD?
HR: BiblioCAD nació de la necesidad de tener que responder en mi vida profesional como un Arquitecto que tras haber vivido en una ciudad de 2 millones de habitantes se traslada a un tranquilo pueblo de 20 mil habitantes, lejos de la información que suele producirse y circular en las grandes urbes, y distante de mis fuentes de consulta habituales, de mis colegas conocidos y compañeros de estudio (no existía Internet en ese entonces, o al menos no como un sistema abierto como lo es hoy). En ese transplante, tuve que reinventar la forma en que recurría a la información necesaria para el ejercicio profesional. Demás esta decir que en ese entonces todavía se trabajaba en tablero y tener una PC  para dibujar era casi propio de una película de ciencia ficción. Digo dibujar, porque pretender diseñar con los CAD de ese entonces, era una utopia, los diseños se plasmaban en papel dibujados a mano y los bocetos resultantes se pasaban a un CAD cuando había que manejar medidas y detalles mas concretos. Por ese entonces me di cuenta que lo que permitían hacer los programas CAD, era resolver un problema de diseño para una situación concreta que luego podría repetirse y volver a usarse muy fácilmente si uno guardaba adecuadamente los diseños para reutilizarlos. se podía importar un fragmento de un proyecto en otro, también me di cuenta que así como uno generaba rápidamente la documentación de un diseño, también podía perderla en un borrado accidental, o cuando entraba un virus en el equipo y debía formatearse el disco, o cuando la computadora dejaba de funcionar por algún desperfecto técnico. También me di cuenta que cuando dibujaba sobre papel, tenia la tendencia a re-inventar la rueda cada vez que debía resolver un proyecto y que por el contrario en la organización de la información digital, se podían reciclar las soluciones ya empleadas en otros trabajos con muchísima facilidad , me dije ” que bueno seria organizar todo este material digital en una base de datos a la que poder consultar cuando fuese necesario“. Algo así como un oráculo de la arquitectura. Puse manos a la obra y comencé a construir mi propio oráculo basado en una estructura de carpetas y archivos dwg que se guardaban en su interior, ( internet aun estaba en pañales, y ademas en donde yo vivía no había acceso todavía ) por lo que mi oráculo residía en mi PC y era para uso personal. Mientras tanto veía que  todo ese trabajo que yo estaba realizando, tenia un soporte demasiado frágil y podía perderse si por ejemplo Windows se corrompía. También tomaba conciencia que a muchos otros profesionales le estaba pasando lo mismo, y que había una tendencia a la perdida de información, en parte generada debido a que los trabajos ya realizados, ocupaban espacio en el disco ( espacio precioso si tenemos en cuenta el tamaño de los discos de esa época ) trabajos que se consideraban amortizados dado que ya habían sido hechos cobrados y construidos, y que se iban acumulando en frágiles diskettes, que luego se volvían obsoletos, o inservibles porque su superficie se había dañado por polvo o por introducirlos en una diskettera fallada que terminaba destruyendo todo o porque simplemente la nueva versión del CAD ya no era compatible con ese archivo. Era como asistir a un espectáculo de perdida de la memoria ( por un lado ) que el  conocimiento generaba por otro. Llegue a la conclusión que todo ese conocimiento valioso que residía en los equipos de los profesionales colegas, y que estaba en peligro, debía ser organizado en un gran oráculo de acceso publico, internet era la plataforma, así que cuando estuvo madura , puse mi oráculo online que se llamo Bibliocad, en donde se decía que el objetivo era poner a resguardo todos esos trabajos que se estaban perdiendo y armar un sistema que permitiera compartir entre los usuarios aportantes toda esa información. Otros colegas comprendieron la propuesta y comenzaron a enviar sus trabajos y así el oráculo comenzó a crecer hasta lo que se ve hoy. BiblioCAD tiene mas de 40.000 trabajos publicados.


Figura 1. Así era la homepage de BiblioCAD en el año 2000.


Figura 2. Así era la homepage de BiblioCAD en el año 2001.


MCh: Tienes una empresa en Internet que nació en el siglo pasado, aunque sea por pocos meses. ¿Cómo has conseguido mantenerte al día con los grandes cambios que ha vivido Internet constantemente?
HR:El secreto no es un secreto, para mantenerse al día en esto hay que estar corriendo con todas las novedades en el momento en que se producen, o sea, hay que ver para donde esta yendo la ultima tendencia y tomar las acciones necesarias para ir en ese sentido. Siempre que la tendencia sea compatible con lo que uno hace por supuesto.

MCh: Cuando nació BiblioCAD el navegador era Yahoo!, Windows era 98, en la tele daban los Expedientes X, el móvil (celular) medía 18 cm y sólo tenía teclas, y empresas como Youtube, Facebook, twitter eran simplemente ciencia ficción. ¿Cómo un arquitecto termina pensando que un proyecto relacionado con el intercambio de dibujos puede ser rentable?. 
HR: El intercambio de dibujos es una parte de la actividad, pero al respecto hay que decir que no es solo intercambio de dibujos, hay que mantener esto ordenado, catalogar el material que se recibe, para lo cual hay que revisarlo, y ver si se puede publicar, rechazar lo que no tiene nivel (esto es todo un tema, para rechazar también hay que tener los pies bien plantados sobre la tierra, hay que saber lo que se quiere y estar seguro de ello y no es fácil decirle a la gente que desgraciadamente lo que envío no lo vamos a publicar) todo esto implica un valor agregado que si no se cobra no se puede hacer, y la gente esta dispuesta a pagar por ello, especialmente porque hay demasiada información en la web que no esta ni ordenada ni revisada ni sistematizada, en sitios repositorios de archivos que no están bien indexados en los buscadores o mal catalogados, mal tageados o mal descriptos , y por lo tanto imposible de encontrar a través de un buscador el material que contienen, hoy lo que no esta indexado en los buscadores no existe, porque solo lo puede acceder quien lo conoce, pero queda aislado del resto de la web . La otra parte de la rentabilidad corresponde a la publicidad.

MCh: ¿Cuánta gente trabaja en BiblioCAD?.
HR: Somos 8 personas: 3 arquitectos, 1 diseñador web, 1 programador, 1 publicista, 2 administrativos.

MCh: Seguramente hace 10 años no te veías como ahora. ¿Podrías ser capaz de imaginarte el futuro de BiblioCAD en los próximos 5 y 10 años?
HR: Es cierto que hace 10 años no me imaginaba esto, y debo confesar que aun hoy me sorprenden ciertas cosas, como la procedencia de las visitas, de lugares tan recónditos como Nepal, o Mongolia, gente de una cultura diferente que esta dispuesta a pagar una suscripción desde estos lugares, para acceder a trabajos que han sido enviados desde Irán, o Colombia, esta dimensión del interés de los usuarios por el trabajo de otros me atrae y comprueba que la idea que tuve hace 10 años no estaba errada, el trabajo que desarrollan las personas es de interés de otros para quienes en principio esos trabajos no estaban destinados y vale la pena ponerlos online, porque no son otra cosa que la huella que vamos dejando cada uno de nosotros en nuestra vida. Es el conocimiento que generamos cada uno de nosotros.
Una vez una usuaria me escribió un email muy emocionada, porque entre las novedades del Bibliocad, había encontrado un trabajo que un colega amigo de ella nos había enviado para publicar, lo impresionante de esto, fue que quien envío el trabajo en el ínterin había fallecido. Yo también quede impresionado por esto, y esto no es ni mas ni menos que el rastro al que me refiero, el conocimiento que se perpetua y no se pierde, en este caso, ese trabajo trascendió a la persona que lo hizo.
Respecto del futuro, en la medida en que Internet no desaparezca (y eso no creo que suceda) me veo haciendo lo mismo que hoy.

MCh: Hoy día parece que todo depende de las ayudas económicas para sacar adelante una idea ¿Has recibido alguna vez alguna ayuda económica de inversores o del estado para crear tu empresa?
HR: Nunca

MCh: ¿Crees que quizás ese sea el éxito de BiblioCAD para llegar a nuestros días con la misma vigencia?
HR: Es probable. Cuando tenes inversores que presionan para obtener su ganancia, no siempre van en el sentido en que va la empresa y muchas veces el emprendimiento termina naufragando.

MCh: ¿Cuántas visitas recibes a diario?
HR: Entre 30.000 y 40.000 diarias

MCh: ¿Qué es lo que más descarga la gente?
HR: De todo, muchos proyectos

MCh: Explícanos como es el mecanismo de BiblioCAD
HR: El mecanismo es el siguiente, una persona crea una cuenta para descargar archivos. Los hay gratuitos y pagos.
la cuenta en principio queda habilitada para la descargas de archivos gratuitos, si quiere descargar archivos pagos ( archivos VIP ) , tienes 2 opciones, una es pagar por una cuenta vip, o bien enviar trabajos para contribuir con la biblioteca, lo que nos envíes será revisado, y si es publicado, recibirás en tu cuenta crédito vip para descargar por el tiempo que se te adjudique lo que necesites de la biblioteca VIP.

MCh: Le resulta fácil a la gente comprar crédito VIP
HR: Bueno, si no se tiene el dinero para pagar la suscripción, queda la opción de contribuir, solo que habrá que esperar que revisemos su envío y ademas pasar por el nivel de exigencias que ponemos para publicar.

MCh: ¿Cuál es el perfil de tu cliente?. ¿Crees que es el mismo que al inicio?
HR: Hay estudiantes universitarios y profesionales tanto de la arquitectura como de la ingeniería, también municipios y empresas. Es el mismo perfil de cliente que al principio.

MCh: ¿Cuál es el presente empresarial de BiblioCAD y como espera enfrentarse al futuro? 

HR: BiblioCAD esta en franca expansion, lo estuvo desde sus comienzos, pero ahora estamos en un muy buen momento .
El crecimiento nunca fue explosivo en BiblioCAD, y en este momento tampoco lo es, sigue sus patrones de siempre, solo que la masa de usuarios crece en forma aritmética , y esto obliga a acompañar el crecimiento con mas inversión para que el mismo no se detenga, o sea, mas servidores, mas ancho de banda, mas trabajos de desarrollo y programación etc. 
A futuro hay que seguir desarrollando mas utilidades para el usuario, la idea es que pase de ser solo una biblioteca de consulta carga y descarga de archivos a ser un entorno de trabajo, y a ello apunta la novedad de los favoritos, que permite a los usuarios crear carpetas, comentarlas y guardar en ellas los archivos que crea necesario para su posterior consulta o descarga, algo asi como una carpeta de recortes, o lo que le llamábamos ” la cocina del proyecto” , o sea imágenes, planos de otros proyectos que son inspiradores del trabajo que se tiene en curso en ese momento. También a eso apunta la posibilidad de hacer un zoom sobre una imagen de un archivo antes de descargarlo, para saber si vale la pena o no descargarlo y evitar asi perdidas de tiempo en las búsquedas.

MCh: Si tuvieras que pensar 10 cosas que deberían mejorar en BiblioCAD, ¿cuáles serían.
HR: 1- mas rapidez en la revisión y publicación de trabajos que nos envían.
2- mas simplicidad para el usuario en el manejo del sitio. 
3- un árbol de categorías mas complejo que permita mas categorías dentro de otras categorías, a fin de permitir mas flexibilidad en la forma de archivar los trabajos.
4- interacción directa con AutoCAD o cualquier programa de diseño, o sea permitir arrastrar  desde Bibliocad y soltar dentro de AutoCAD.
5- interacción entre usuarios VIP y creación de comunidad entre usuarios.
6- mejorar la velocidad de descarga y navegación, si bien esto hoy es aceptable, mientras mas rápido, mejor.
7- transformar a Bibliocad en un entorno de trabajo, donde se pueda seguir la formación profesional tomando cursos e interactuando con otros usuarios, consultar la base de datos,  guardar trabajos en carpetas personales y hacer descargas.
8- Incluir mas variedad de archivos en la biblioteca, compatibles con otros programas de diseño.
9- mejorar las vías de comunicación y soporte a los usuarios para estar mas a tono con sus necesidades.
10- Mejorar la traducción desde y hacia el inglés, el tagueo y la descripción de los archivos para producir búsquedas mas exitosas dentro de Bibliocad.

MCh: Si tuvieras que pensar en una que no cambiarías en BiblioCAD, ¿cuál sería?


HR: No cambiaría el sistema de intercambio de trabajos y experiencias de usuarios.

MCh: … y por último, si tuvieras que dirigirte a miles de personas para convencerlos de utilizar BiblioCAD, ¿qué les dirías a estas personas para convencerlas de que compartir su conocimiento en BiblioCAD es importante porque ayuda a complementar la inteligencia colectiva y gana crédito VIP para acceder al material que otros, en las mismas condiciones han publicado?
HR: Les diría que el conocimiento que se guarda y no se comparte con otros es el lastre que encuentra la cultura humana, que retrasa los avances y que lo que guardamos solo esta destinado a ser olvidado, por el contrario lo que se comparte no se suma sino que se multiplica, es una manera de trascender en el campo del conocimiento.

Muchas gracias Héctor Reitmann por concedernos esta entrevista y al equipo de BiblioCAD por hacerlo posible. Entrevista realizada por Milton Chanes

Nota del autor, agregada el 29 de Junio del 2014. Por estas fechas BiblioCAD.com contiene más de 70000 objetos (proyectos y modelos 2D y 3D para descargar), y recibe 100 mil visitas diarias. Un proyecto que sigue creciendo…

Oferta de hoy en cursos online

Aprende Revit, Lumion y otros sin salir de casa

Te has interesado por…

Aún no has mirado mis cursos online

Cursos Online – ¡Pruébalos!